Continúa la acción para la Sub 17 nacional, camada campeona en los Sudamericanos Sub 17 (2019) y Sub 15 (2017), que ahora va en busca de su principal objetivo: el Mundial de Brasil 2019. Por eso, Argentina jugó el primero de los tres partidos que cerrarán la preparación para la cita máxima enfrentando a México, rival al que venció 3-0 gracias a los tantos de Francisco Flores (35' PT), Cristian Medina (37' PT) y Matías Godoy (15' ST -p-).

mexico-argentina

“Parece que fue ayer”, así comenzó la charla con Ángel Hugo Bargas en un café de San Juan y Catamarca recordando el campeonato de Chacarita del año 1969.Hace 50 años de aquel 6 de julio cuando venció a River 4 a 1 en la final jugada en el estadio de Racing y se consagró campeón Metropolitano. Además de su paso por el fútbol europeo en épocas del Ratón Ayala, Carlos Babington o Quique Wolff. “Fue un momento extraordinario, una época gloriosa porque Chacarita jugaba bien al fútbol. Tenía un equipo compacto, las tres líneas eran excelentes, a tal punto que fuimos a jugar contra el Bayer Munich (ganó Chacarita 2 a 0) y estuvimos ahí (de ganar)el torneo”, - hace un gesto con su mano marcando una corta distancia. “Teníamos una calidad de jugadores buenísimos, pero sobre todo con temperamento. Uno puede jugar bien al futbol y no sentir nada. Nosotros teníamos temperamento y  éramos compañeros. Yo aprendí mucho en Chacarita y después me fui para Europa que fue completamente diferente”. 

El Chacarita campeón no fue de casualidad, se fue elaborando de a poco. Estaba el loco (Argentino) Geronazzo, que nos paraba muy bien en la cancha – Geronazzo fue el DT y armador del equipo campeón de 1969-. Le teníamos mucho respeto y así se llegó hasta donde nadie pensaba. Ganarle a River 4 a 1 jugando al futbol. A partir de allí Europa se interesó en mí y a Chacarita le vino muy bien porque agarró unos cuantos pesos (transferencia). Fui por 5 años y me quede 20.

Jugamos la Copa Joan Gamper (en 1971 invitado por el Club Barcelona organizador del torneo internacional. Perdió la final contra el local 1 a 0). Estaba Beckembauer . Nos miraba. Y yo lo miraba a él porque además jugaba en mi puesto, para mí era más medio campista que defensor. Alto, parecía lento pero tenía prestancia. Era un muy buen equipo”. Ese Bayer Munich fue la base de Alemania que gano en 1974 el mundial de Fútbol. “Para Chaca fue también bueno participar – recuerda-. Y gracias a ese momento el Dr Carlos D´angelo (médico del plantel de entonces) me anunció que me vendieron. Me golpeo la puerta y me dijo “Negrito te vendieron a Francia”. Y Bargas cuenta que “ Me metieron en el tren y me largaron. Pregunte donde voy y me contestaron quédate tranquilo, la terminal del tren es en Nantes (Francia). Cuando llegue no me esperaba nadie. Salí de la estación vi un hotel y me metí. Al rato Salí a la calle y un hincha me grita “Bargas” que me conoció porque ya habían puesto algunas fotos mías. Lo agarre y trate de hacerme entender con mi francés. A la media hora llego el técnico del equipo que era un vasco-español, me dijo “oye como andas ¿estás perdido? Y comenzó mi etapa en Nantes donde hicimos una campaña espectacular. Con el tiempo llegaron jugadores como Jorge Burruchaga, Ángel Marcos y Néstor Fabri”. Hugo Bargas salió tres veces campeón con el Nantes.

“Yo comencé en Racing – recuerda-, allí hice las inferiores. Estaba Cachito Gimenez, un lateral derecho que llego a jugar en la Selección Argentina, que me hizo jugar en diferentes puestos y siempre cumplí. Luego salió el trueque con Chacarita. Néstor Rambert pasa a Racing y yo a Chacarita. Al principio pensé que retrocedía en mi carrera pero la verdad que Chacarita fue un gran espaldarazo para mí. Me llevo a la selección. Estaba (José) Pizutti como DT que ya me había dirigido en Racing donde jugué 5 partidos en primera de lateral izquierdo, pero cuando tuvo que definir eligió a otro jugador y yo me fui a Chacarita”.

“Hoy a los 50 años tomamos conciencia de lo que logramos. No es que uno viva de recuerdos pero en ese momento había equipos y jugadores muy fuertes y extraordinarios. Yo no me ponía nervioso. Miraba a quien tenía que marcar. Y le ponía temperamento. Más allá de no ser alto tenia mis condiciones, porque el europeo también me miraba y se preguntaba,¿ este enano que hace acá? Pero de cabeza no me ganaba nadie. Jugué de lateral derecho, lateral izquierdo, a veces por el medio. Los puestos para mí nunca fueron un problema. Con los jugadores que había logramos un Chacarita interesante. Además me acuerdo de Enrique Nader, (Salvador) Zucotti, que fueron dirigentes extraordinarios.

El presente

Me sucede algo raro. A mí me marginaron. Hay muchachos (ex jugadores) de la selección que les hablaron, que los llamaron. Con migo no sucedió eso. Yo creo que tenía mucho para dar. Podría haber sido un buen entrenador. En Bélgica salimos campeones, ascendimos a Primera y me vuelvo para Buenos Aires. Hice todo al revés. Por eso los representantes (de los jugadores) son a veces un mal necesario. Ellos te van a conducir. Si uno tiene cualidades el empresario se frota las manos. Y hoy está demostrado lo que ganan los jugadores. Está muy bien. Hoy están más profesionalizados que en mi época. Yo estaba en el vestuario y era una persona. Empezaba el partido y era otra. No me digan a quien tenía que marcar, por ahí los técnicos decían “uh Bargas que le pasa” antes del partido, no sé, sería una cualidad. No podes pensar (sobre el rival) si este será mejor o me va a pintar la cara. Hoy veo, y aclaro que al futbolista lo adoro, esta profesionalizado. Tienen un representante y digo que son un mal necesario porque veo algunos casos de lo que hace el representante con el jugador. Fíjate lo que es hoy Diego Maradona. Me molesta de Maradona que no se haya cultivado, no sabe hablar. Podría haber sido un gran representante nuestro. Como jugador extraordinario. Lo vi jugar, buen tipo, me saludo, ¿qué haces Bargas? Me dijo. Atento, simple. Después cayó en un pozo profundo. Él estaba con (Guillermo) Cóppola, con quien yo hable: “A Diego no lo frena nadie” me decía. Pero bueno, extraordinario jugador. Lo comparan con (Lionel) Messi . Maradona era un estratega, Messi es un crack que hizo más de 500 goles. Y lo seguimos criticando”.

“El futbol para mí fue todo. Hay grandes valores en Argentina. Cada uno tiene un empresario (representante). Yo no lo tuve –lo señala como autocritica-. No me preocupaba. Yo sabía que en el equipo que estaba, el técnico me tenía confianza. De 36 partidos jugaba 34. En ese aspecto funcione bien en Europa. Y abrí la posibilidad para la llegada de otros jugadores. Nestor Fabri y Jorge Burruchaga, por ejemplo”.

Ángel Hugo Bargas, otro de los cracks olvidados del futbol argentino. Otro de los tantos que triunfaron en Europa y en la Selección. Un pedazo de historia futbolística del Club Atlético Chacarita Jrs.

IMG 0549

Vídeo de la semana

174x280_www.idasyvueltastv.com.ar.gif