Argentina y Malvinas, por Jorge Arguello

La Argentina debe definir una verdadera política de Estado en torno a la Cuestión Malvinas, que incluya a todos los sectores políticos y a las provincias. Ello nos permitirá dejar de fluctuar de un extremo al otro en la forma de encarar la cuestión de fondo y hacer frente a la obligación de discutir, acordar y controlar democráticamente, por encima de las circunstancias de un gobierno, la gestión de una disputa bilateral consagrada y reconocida por la comunidad internacional. Esta estrategia debe permitir mantener una relación correcta y madura con el Reino Unido que no implique claudicar en nuestra posición jurídica y que no impida el avance en la solución de la disputa.

La Argentina debe, sin temores y despojándose de todo prejuicio, analizar todos los medios que el derecho internacional ofrece y apelar a aquellos que nos permitan cumplir con el objetivo central e irrenunciable de recuperar el ejercicio efectivo de la soberanía de las Islas Malvinas. Sin capacidad de presión alguna sobre el Reino Unido, lo único que le queda a la Argentina es la justeza de su posición jurídica.

Reactivar el mandato de buenos oficios del secretario general de las Naciones Unidas, volver a llevar al seno de la Asamblea General de las Naciones Unidas el tratamiento de la Cuestión Malvinas o la apelación a la figura de la conciliación son  ejemplos de medidas que la Argentina puede adoptar y que reportarían beneficios para la posición nacional e implicarían un avance en la cuestión de fondo. A su vez, la propuesta jurisdiccional no debe ser descartada de antemano ya que no excluye las otras vías; al contrario, las complementa y es susceptible de abrir el camino a negociaciones directas y serias sobre soberanía en busca de alternativas aceptables para ambas partes.

Es momento de discutir y consensuar nuevas políticas. Es momento de que la dirigencia argentina, de cara a las generaciones futuras, haga frente a los problemas buscando soluciones. Y no postergándolos para un futuro incierto.

arguello